El 29 de marzo del 2014 se publicó el Real Decreto 163/2014, de 14 de marzo,  por el que se creó el registro de Huella de Carbono, Compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono, con el objetivo de fomentar que las empresas calculen y reduzcan  sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Lo que conocemos como huella de carbono es la cuantificación de las emisiones de gases de efecto invernadero que son liberados a la atmósfera como consecuencia de una actividad determinada, independientemente de que se trate de una actividad necesaria para la fabricación de un producto, para la prestación de un servicio, o para el funcionamiento de una organización.

Esta cuantificación es, sencillamente, traducir a cifras el impacto que genera cada actividad en el calentamiento global. De esta manera la huella de carbono es ya una herramienta de sensibilización de gran valor y se perfila como un elemento diferenciador de las organizaciones que deciden comprometerse con el medio ambiente y apuestan por el desarrollo de una actividad sostenible.

Pero no debemos quedarnos únicamente en la “función calculadora” de la huella de carbono, sino que debemos considerarla como uno de los primeras acciones a tomar para contribuir a la mejora y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y, con ello, en la lucha contra el cambio climático

El Real Decreto 163/2014 es la fórmula con la que el Ministerio de Agricultura,  Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha puesto en marcha un sello oficial que reconoce a aquellas empresas que se acojan voluntariamente a esta iniciativa, midan su huella de carbono y establezcan planes de acción para su reducción o compensación. Se crea, además, un sistema para que las empresas que lo deseen puedan compensar su huella de carbono con proyectos de sumideros forestales en España.

Y ello, con un doble objetivo:

• Concienciar a empresas y ciudadanos sobre las emisiones de gases de efecto invernadero y las medidas a poner en marcha para reducirlas.

• Contribuir al cumplimiento del Protocolo de Kyoto. En concreto, de los objetivos previstos para 2020.

El Registro de Huella de Carbono tiene tres secciones:

• 1ª Sección, destinada a las empresas que calculen su Huella de Carbono y la registren oficialmente. Estas empresas obtendrán un sello nacional que así lo acredite.

• 2ª Sección, dedicada a empresas y entidades que cuenten con proyectos forestales en España.

• 3ª Sección, orientada a la compensación de Huella que Carbono, que permitirá conectar a las empresas que quieran compensar su Huella de Carbono con aquellas que tengan proyectos forestales en el territorio nacional

El Ministerio, a través de la Oficina Española de Cambio Climático, dará publicidad a la información incluida en cada una de las tres secciones del Registro: nombre de los titulares inscritos, huella de carbono calculada, compromiso de reducción, sello obtenido y absorciones. Cada año se publicará un informe de síntesis sobre el estado de las inscripciones y otra información relevante.

¿Quién puede inscribirse en el Registro Nacional de Huella de Carbono?

Se contempla la inscripción de personas físicas, jurídicas (públicas o privadas) y trabajadores autónomos. Se recogen también facilidades para la participación de pymes, dada su importancia para el tejido empresarial, como la no obligatoriedad de presentar informe de verificación. La inscripción en el Registro Nacional de Huella de Carbono, requiere realizar el cálculo de las emisiones de alcance 1 (emisiones directas) y alcance 2 (emisiones indirectas asociadas a la electricidad adquirida y consumida por la organización). El cálculo del alcance 3 (otras emisiones indirectas) será voluntario.

Todas las emisiones correspondientes al alcance 3 y las de alcance 1 y 2 en el caso de organizaciones no pymes o pymes que cuenten con emisiones de proceso deberán estar verificadas por un tercero independiente.

La inscripción en el Registro Nacional de Huella de Carbono es gratuita y se espera que la inscripción en él se tenga en cuenta en procedimientos de contratación pública.

 

FUENTE: CALIDAD NETWORK

Etiquetas: